fbpx

Los aditivos más comunes en los alimentos del supermercado

Ya nos habéis escuchado hablar varias veces de los alimentos procesados, del NOVA, de cómo afectan a nuestra salud los alimentos ultraprocesados…pero ¿sabéis qué tienen en común todos estos alimentos? Los aditivos. A más aditivos, más procesado un producto.

¿Qué son los aditivos alimentarios?

Son sustancias que no tienen ningún valor nutricional y que utiliza la industria alimenticia para modificar las propiedades de los alimentos, textura, color, sabor o durabilidad de los mismos. Los encontramos mayoritariamente en comida precocinada, congelados o envasada; en definitiva en los alimentos más procesados.

¿Qué tipos de aditivos existen?Los conservantes: los más famosos del grupo y los más relacionados con una cuestión de salud ya que ayudan a preservar los alimentos en buenas condiciones, evitando su deterioro debido a hongos o microorganismos. Los más conocidos: ácido ascórbico y benzoico. Hay algunos más polémicos que otros, como el ácido bórico (E284) que en España se sigue utilizando pero que la OMS ha declarado como inaceptable para el consumo humano.

Los colorantes: son aquellos aditivos que utilizamos para mejorar el aspecto visual de un producto alimenticio. Darle un color más homogéneo o llamativo. Hay algunos de origen natural y otros químicos. Como ejemplo de estos aditivos químicos, la eritrosina o la tartracina. Y de origen natural la curcumina, extracto del curry que da color amarillo.

Como con todos los aditivos, muchos de ellos están en cuestión, en el apartado de colorantes el E-104 o Amarillo de Quinoleína, un derivado del petróleo utilizado para dar color amarillo o verde intenso y utilizado en golosinas, refrescos, en helados o salsas. Diversos estudios apuntan como efectos secundarios, sobre todo en niños, hiperactividad, urticaria, eccemas. Otros estudios apuntan que a largo plazo puede ser cancerígeno.

Aromatizantes: ayudan a mejorar la sensación olfativa y el gusto de los alimentos. ¿Te suena lo de patatas fritas sabor huevo frito con bacon? Pues me temo decirte que estas patatas no han estado ni a 100m de un huevo, todo es obra y gracia de los aromas artificiales alimentarios. ¿Ejemplos? El glutamato monosódico (E-621) es uno de los más utilizados. Otros que pueden sonarte, el maltol y etilmaltol.

Estabilizantes, gelificantes y espesantes: ¿el objetivo de todos ellos? Cambiar la textura de los alimentos. Hacerlos más líquidos, con textura gel, más espesos…  o por ejemplo, evitar que se separe el aceite y el agua de un producto. Las pectinas, sorbitol o goma xantana (entre E400 y E499).

Efectos sobre nuestra salud

Como hemos visto, tienen múltiples usos, se utilizan para abaratar los productos, para alargar su vida útil y que no se estropeen, hacerlos más atractivos o mejorar su sabor.

Comemos aditivos constantemente, sobre todo aquellas personas que consumen productos procesados con regularidad.

Muchos de ellos están bajo vigilancia de los organismos de salud, ya que está en duda el impacto en nuestra salud. Un consumo prolongado puede provocar reacciones alérgicas, problemas digestivos o, en algunos casos, aumentar la probabilidad de casos de cáncer.

Cuanto más sabemos sobre ellos, más prohibiciones de aditivos establecen los países y eso, ¡que no sabemos realmente su efecto sobre la salud a largo plazo!

Tenemos que evitar consumirlos al máximo, sobretodo cuando sabemos que van asociados casi al 100% con alimentos procesados. Comamos alimentos naturales, sin aditivos y, si tenemos dudas, siempre podemos chequearlos en la app de El CoCo.

¡Buena y healthy vida!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>