Las fakenews sobre el Nutriscore

Pero ¡cómo les gusta meternos miedo!, que si es confuso, que si no da toda la información, que si el aceite de oliva sale como no saludable… de vez en cuando van saliendo voces en contra del Nutriscore pero, ¿qué tienen de verdad?

¿Qué es el Nutriscore?

Aunque ya sacamos un post bien detallado explicándolo, hagamos un recordatorio. El Nutriscore es un sistema que categoriza nutricionalmente los alimentos basando su puntuación en la calidad nutricional de los mismos a través de colores y letras de la A a la E, siendo la A el más saludable y la E, el menos saludable.

¿Cuál es el objetivo?

El objetivo es ayudar al consumidor a elegir alimentos con una mejor composición nutricional. Los alimentos con un mayor índice de grasa, sal o azúcar saldrán peor parados en el etiquetado que los que contengan índices menores y, a su vez, favorece a aquellos con mayor % de proteínas o fibras.

Por lo que la bolsa de mango congelado del Mercadona (el mango es una fruta alta en azúcares) saldrá peor clasificada que un aquarius sin azúcar, por ejemplo. Y ahí está el clavo ardiendo al que se agarra la industria alimenticia para desprestigiar el Nutriscore.

¿Qué tiene esto de verdad?

Esta semana se han dedicado a sacar a bombo y platillo en prensa que el jamón serrano, el representante orgulloso de nuestra gastronomía, tendría una mala puntuación en el Nutriscore y que, por ejemplo, una Coca-Cola Zero estaría mejor catalogada. Y, ¿cómo es eso posible? ¿Cómo le podemos hacer eso a nuestra sagrada dieta mediterránea?

Primero, respiremos, no nos rasguemos las vestiduras todavía.

El Nutriscore, como comentamos, penaliza los niveles altos de azúcar, sal y grasa y no sabe distinguir que tipo de alimento estamos analizando. Al analizar productos como el aceite de oliva (alto en grasas) o el jamón (alto en sal y grasas), el Nutriscore no saldrá positivo. Es por eso que hay que hacer una labor pedagógica y lógica de las cosas, labor, por lo que leemos, no hacen los medios o blogs especializados, que crean más miedos y caos que tranquilidad e información contrastada.

El sistema no es perfecto, lo sabemos, pero ¡funciona!. Ya existen estudios en países como Francia donde lo demuestran. El Nutriscore es un paso más hacia una mayor información del consumidor para que entienda lo que come.

Seamos coherentes

Cuando vas al supermercado, ¿dudas entre beberte un aceite de oliva o una Coca-Cola? O quizás ¿tu duda va más entre qué tipo de aceite escoger o si te bebes un refresco sin gas o con sabor a mandarina?

Sí, cómo imaginamos, tu respuesta es la segunda, el Nutriscore te puede ayudar. Se trata de un sistema ideado para ayudarte a escoger entre dos o varios productos de la misma categoría, unas galletas, unos cereales, que leche tomar… en ese momento y con un simple scan con la app de El CoCo puedes escoger aquel que tenga mejor clasificación en un click, mejorando la calidad de tu cesta de la compra. Unos cereales con menos azúcar, unas chips menos saladas, si estoy acostumbrado a tomar leche de soja, puedo comparar varias marcas y escoger la más saludable… ¡no me digáis que esto no es algo bueno!

Pues según los lobbies de la alimentación, es Satanás…

Y aquí es donde la industria le ve los pies al lobo… el marketing ya no podrá engañarte para que te lleves esas galletas que ponen BIO o SIN AZÚCAR, si finalmente se implementa el Nutriscore, se verá bien claro cómo es su clasificación y que puede ser alto en azúcares incluso poniendo en el paquete que no llevan azúcar (un clásico del marketing alimenticio). Es por ello que estos lobbies han iniciado una campaña atacando el sistema antes incluso de que se implemente, sacando todos esos artículos sobre el jamón y el aceite, las comparativas con la Coca-Cola… para crear confusión y dudas sobre el sistema y beneficiar al final al lobby de la industria.

Pero, tenemos una pregunta para la industria, está claro que no os gusta el Nutriscore, lo sabemos, y no os beneficia, pero, ¿beneficia al consumidor?

¿Beneficia al consumidor estar más informado? ¿El usuario no tiene derecho a entender mejor lo que come? ¿No podemos escoger con mayor libertad si tenemos más información?

No puede ser que tengamos que rebuscar en la web, en artículos científicos o en el blog de El CoCo para hacernos una opinión fiable ya que, por ahora, ni la industria ni los medios están ayudando a que la información de los alimentos que ponemos en nuestros platos sea más transparente.

¿Qué pensáis vosotros?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>