fbpx

¿Cómo incorporar cereales a tu dieta? ¡Hay vida más allá de la quinoa!

¿Cómo incorporar cereales a tu dieta?

En los últimos años hemos escuchado las bondades de la quinoa, su buena calidad en proteínas vegetales y, de repente, hemos encontrado un cereal típicamente andino en todas las repisas de los supermercados.

Nos gusta la quinoa pero nos quedamos sin ideas de otros platos con cereales que podemos preparar, ¿que otros cereales podemos meter en la cesta de la compra?

Tres cereales a tener en cuenta en tu dieta

Mijo:

El mijo es un cereal procedente de África que forma parte de la dieta básica de muchos países de la zona. Carece de gluten y es rico en hierro y magnesio. Contiene un alto porcentaje en Vit. B1, B2 y B9, muy superior a la media del resto de cereales.

El mijo tiene un sabor suave con un ligero toque a nuez. Es muy versátil en la cocina, tomarlo como sustituto del arroz, para hacer panes y galletas o para tomar tipo muesli. 

¿Cómo se prepara?

Antes de cocerlo siempre es mejor lavarlo un poco con agua. Tras este paso lo mejor es tostarlo ligeramente en la sartén para que desprenda sus aromas ( unos 2-3 minutos máximo) y de ahí se pone a cocer en una olla durante unos 20 minutos. Queda una textura al dente perfecta.

Amaranto:

El amaranto es originario de América, este cereal está en el podium de los cereales altos en proteínas. Contiene un 13,6% de proteína, más del doble que el arroz. Además tiene la proteína completa (con todos los aminoácidos esenciales), lo que lo hace muy interesante en dietas vegetarianas o veganas. Como el mijo, no contiene gluten por lo que es apto para celíacos o intolerantes al gluten. Es alto en fibra y en hidratos de carbono, aporta también hierro, calcio y magnesio.

¿Cómo se prepara?

Tiene un sabor parecido al mijo aunque un poco más potente. Para prepararlo repetimos los mismos pasos que con el mijo, lavarlo bien, tostarlo ligeramente y cocerlo durante unos 20 minutos.

Kamut:

El Kamut es de origen egipcio, es una de las variedades de cereal más antiguo que se conocen. Digamos que es el “abuelo” del trigo moderno como lo conocemos hoy día. El hecho de no haber sido modificado a lo largo de los años le confieren algunos “superpoderes” respecto al trigo que consumimos normalmente: hasta un 40% más de proteínas, mayor concentración de B1, B2, B3 y vit. E, calcio, potasio, magnesio, hierro y fósforo, entre otros.

Tiene un uso bastante común en forma de harina sustituyendo la harina de trigo pero también se consume en grano. Contiene gluten, por lo que no es apto en dietas restrictivas de gluten. 

¿Cómo se prepara?

Mezclamos dos partes y media de agua con una de kamut y dejamos cocer hasta que se haya consumido el agua. tiene una textura “al dente”, no se queda completamente suave y un ligero sabor dulce. Ideal para hacer falsos risottos o ensaladas. 

¿Dónde encontramos kamut, mijo o amaranto?

Hoy en día cada vez es más fácil encontrar este tipo de cereales menos conocidos en el supermercado. Las grandes superficies han visto el filón de la comida saludable y poco a poco van apareciendo en las estanterías de la zona bio. Si no, en las tiendas de cereales al peso son ya unos viejos conocidos.

Tres recetas para incorporar cereales a tu dieta

recetas con cereales para tu dieta

Ensalada de mijo y granada:

Aprovechando que empieza la temporada de granadas vamos a darle un papel protagonista. 

  • 1 taza de mijo seco
  • 1 granada grande
  • 1 brócoli pequeño
  • 1 puñado de pasas
  • AOVE
  • 1 cuchara grande de mostaza de Dijon
  • Vinagre de módena
  • Sal

Cocemos el mijo según indicado anteriormente y en una olla aparte el brócoli en pequeños arbolitos hasta dejarlo al dente. 

Al mismo tiempo sacamos las semillas de la granada y separamos. 

Hacemos una vinagreta con el aceite de oliva, la mostaza, vinagre y sal.

Una vez cocido el mijo y el brócoli dejamos enfriar y cortamos los árboles de brócoli por la mitad.

Mezclamos todos los ingredientes y añadimos vinagreta. Decoramos con un poco de cilantro y un chorrito de limón y ¡listo para comer!

Amaranto con calabaza y salsa de anacardos

  • 1 taza de amaranto seco
  • ¼ de calabaza
  • 150 g de anacardos crudos sin sal (en remojo)
  • ½ cebolla
  • AOVE
  • limón
  • Ajo en polvo
  • sal y pimienta

Cocemos el amaranto según indicado anteriormente. Pochamos la cebolla en la sartén. una vez bien pochada añadimos la calabaza en trozos pequeños y añadimos un poco de agua, lo dejamos a fuego medio hasta que esté cocinada.

Mientras recogemos los anacardos (en remojo durante al menos 1h) y trituramos junto al jugo de medio limón, ajo en polvo, sal, aceite de oliva y el agua de remojo hasta obtener la textura deseada. 

Servimos el amaranto mezclado con nuestra calabaza y añadimos por encima un toque de salsa de anacardos. ¡Perfecto!

Kamut con atún

  • ½ taza de kamut seco
  • 2 trozos de atún rojo 
  • Salsa pesto
  • AOVE
  • Sal
  • pimienta 

Cocemos el kamut según indicamos anteriormente y reservamos. Hacemos la salsa pesto de la receta de la semana pasada y cocinamos el atún en la sartén.

Disponemos una base de kamut, los trozos de atún encima con un toque de pimienta y decoramos con un poco de salsa pesto para acompañar.

Bon appétit!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>